domingo, 13 de mayo de 2012

El realismo literario

El realismo literario, es una corriente literaria que se desarrolla en México a finales del siglo XIX. Podemos considerar a Ignacio Manuel Altamirano como el escritor de ruptura.
Es uno de los principales promotores del Romanticismo en México, su participación en las sociedades literarias como la Academia de Letrán y el Liceo Hidalgo lo colocan como uno de los principales escritores de la época. Su novela Navidad en las Montañas es un ejemplo claro del uso de las técnicas románticas en la narración. Este escritor, de origen indígena, cuya formación se da en el Instituto Literario de la Ciudad de Toluca, deja a la historia de la literatura mexicana una narrativa de gran perfección.  Sabe combinar la actividad literaria con la política. Fiel partidario de Benito Juárez, forma parte del Partido Liberal que enfrenta la Invasión francesa. Junto con Guillermo Prieto, representan a los intelectuales de la época en gabinete del presidente oaxaqueño.

En los últimos años de su vida, Altamirano se dedica a escribir una novela, que será considerada por muchos, una obra de transición. El Zarco, obra póstuma de este hombre ilustrado. Fue escrita durante sus actividades diplomáticas en el extranjero.

Llega a nosotros una novela inconclusa, cuyo final no fue revisado por el autor, sin embargo, la descripción fotográfica de los personajes, lugares y ambientes refleja la influencia del Realismo francés en la novela.
La preocupación por las problemáticas sociales del momento, 1860-1870 se reflejan en personajes tomados de la vida real. El bandido, el plateado conocido como el Zarco, representa uno de los problemas a los que se enfrentaba el gobierno juarista: el actual estado de Guerrero y Morelos azotado por una ola de bandoleros.

En la novela se muestran recursos propios del Realismo: Descripciones precisas de los personajes, su físico, su psicología y la sociedad a la que pertenecen. Las problemáticas sociales de su tiempo. Menciona algunos personajes reales como Juárez.

Lo interesante de la novela es la fuerte presencia del Romanticismo: el amor no correspondido de Nicolás, el amor secreto de Pilar. La pasión arrebatada de Manuela hacia el Zarco. Los sentimientos sobre la razón.

El Realismo llega tarde a México, sin embargo encuentra en escritores como Ángel de Campo, Emilio Rabasa, Manuel Payno sus principales promotores. En su obra se refleja un México cansado de de guerras civiles y la llegada de nuevos gobernantes.

El Naturalismo, variante del Realismo que en Francia encuentra en Emilio Zolá su mayor representante, es aceptado por Federico Gamboa con su novela Santa, cuyo tema es considerado por la sociedad conservadora del siglo XIX en México como verdadero escándalo. Sin tomar en cuenta que el Naturalismo busca aplicar las leyes científicas, para explicar las causas de las conductas de los personajes.

Por lo que respecta al Costumbrismo, la obra de Ángel de Campo muestra el conjunto de costumbres sociales, religiosas propias del pueblo mexicano.

El Realismo en México se verá transformado por la Revolución Mexicana, convirtiendo a los escritores del siglo XX en verdaderos críticos del hecho histórico. Sin embargo, debe quedar claro que el Realismo decimonónico llegó tarde a México y por tanto tiene características muy peculiares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario